Polémica con los trajes típicos de Semana Santa que algunos turistas confunden con el Ku Klux Klan