El cloro puede dañar el ADN