Un libro, más interesante que las curvas de Beyoncé