Un conductor distraído y otro con exceso de velocidad mataron a sus hijos