¿La sombra del confinamiento domiciliario está cada vez más cerca?