Aumenta el consumo de tranquilizantes y cannabis por la crisis