Los cónyuges deben pagar cada uno la mitad de la hipoteca tras el divorcio, según el Supremo