El coronavirus daña también la salud psicológica