El coronavirus pone también en jaque al K-pop: numerosos grupos cancelan sus conciertos