La criminalidad se dispara en los barrios del centro de Barcelona