El cura de Sevilla fue asfixiado