¿Hay que limitar los deberes por ley?