La defensa del dueño de la finca de Totalán donde murió Julen insiste: el pocero no selló bien el pozo