La defensora del asesino confeso de Olot asegura que había un móvil económico