Compartían cachimbas, bailaban sin distancia: para ellos la covid no existe hasta que enferman