Los asesinos de la familia brasileña pudieron limpiar la vivienda