Una dieta basada en alimentos de origen vegetal mejora la salud cardíaca