Todos conocemos la dieta mediterránea, pero pocos la seguimos