Una distracción del conductor del autobús pudo provocar el accidente de la A-6