Polémica e indignación por la apertura de ‘Doll House’, el mayor club de estriptis de Barcelona