Se empotra en una fuente de Oviedo el mismo conductor cuya surrealista llamada al 112 se hizo viral