Se pasó con las copas y terminó empotrado en la pizzería