El empresario más odiado de EEUU subasta un puñetazo