En un enchufe, en la lámpara, los lugares en los que instalaron cámaras para grabar a la inquilina que les envenenaba