Un enorme cóndor vuelve para visitar al hombre que salvó su vida hace años