La señal procedente del espacio era...¡el microondas de la oficina!