Noventa millones ‘invertidos’ en una flamante estación de tren que no servirá para nada