Los estragos de Bruno se sienten también en la venta de pescado