Las estufas de gas de los bares, en peligro