La expulsión de los VTC de Cataluña deja a miles de familias en paro