La Feria de Abril guarda silencio para que los niños con autismo disfruten de la fiesta