La fiebre por el yoga continúa