La fiesta más divertida para los más pequeños: en Lanjarón, por San Juan, el fuego se convierte en agua