La fiesta de Halloween toma las calles a tres días de su noche más terrorífica