La fiesta de San Cemento vuelve a terminar entre basura