La fiesta universitaria 'San Cemento' sigue siendo un foco de basuras y suciedad