Jugar al 'frisbee' nunca fue tan peligroso