El frutero de Bilbao que atrapó a unos ladrones con nocturnidad y valentía