Unas 2.000 hectáreas de monte han ardido