Un adolescente de 19 años muere degollado por un helicóptero de control remoto