La odisea de un hombre que lleva tres meses durmiendo en un cuarto de contadores