Vandalismo y botellón, los nuevos huéspedes de un hotel de 5 estrellas