Para presumir hay que sufrir: Hugh Jackman nos enseña sus esfuerzos