La ilusión de miles de niños repele la lluvia en la Cabalgata de Madrid