Un incendio forestal obliga a más de 3.500 personas a abandonar sus viviendas en Nueva Zelanda