Un incendio ya controlado amenazaba con una catástrofe en Granada