El incendio de Ibiza se originó por una quema descontrolada de matojos