Olas mortales cargadas de escombros destrozan Indonesia, que espera más tsunamis