La infanticida de Lloret aclara en una carta algunas lagunas del crimen