Cuando el 'pardillo de clase' te deja en ridículo delante de todo el instituto